Los aminoácidos son componentes químicos esenciales para la formación de las proteínas en el organismo. En lo que respecta a su composición, los aminoácidos están formados por carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno. Juntos, estos elementos se combinan en moléculas orgánicas en dos grupos, uno de amino y uno de carboxilo, que le dan a los aminoácidos sus propiedades particulares. Esto permite una gran cantidad de combinaciones, por lo cual existen más de 250 tipos de aminoácidos.

La gran
diferencia entre los tipos de aminoácidos es si estos son sintetizados o no por
nuestro propio cuerpo. En el caso de que sean producidos en nuestro organismo se
les denomina no esenciales. Por su parte los aminoácidos esenciales solo
podemos obtenerlos por su ingesta a través de fuentes externas, bien sea a
través de alimentos o suplementos nutricionales.

Los Aminoácidos esenciales más importantes

Dentro de los aminoácidos esenciales, encontramos los llamados aminoácidos ramificados o BCCAs (Branched-Chain Amino Acids), cuya función principal es la formación del tejido de los músculos. Los aminoácidos esenciales que conforman este grupo son la leucina, la isoleucina y la valina. Lastimosamente, estos aminoácidos ramificados no son  producidos por nuestras células, por lo cual debemos adquirirlos en la ingesta diaria con una dieta balanceada.

Los suplementos de aminoácidos ramificados
son utilizados ampliamente en muchas especialidades deportivas, como la
halterofilia, así como por las personas dedicadas al fisicoculturismo o
fitness. Estas actividades requieren una alta síntesis de proteínas para la
formación de la masa muscular, ya sea por el ejercicio intenso o la generación
y mantenimiento de los músculos.

¿Cómo funcionan los BCAA?

Los BCAA están
presentes en una serie de procesos y funciones que permiten el correcto funcionamiento
de nuestro organismo. Para entender qué rol juegan en la preservación de
nuestra salud veamos cada uno por separado:

La isoleucina: es un
aminoácido ramificado responsable del proceso de regeneración y recuperación de
tejidos blandos y óseos. También está vinculada con la metabolización de la
azúcar, esto es vital para la producción de energía. Junto con la somatropina,
mejor conocida como la hormona de crecimiento, la isoleucina permite el
desarrollo muscular y de varios tipos de tejido en el cuerpo.

La leucina: su principal
función es la metabolización de la glucosa en el organismo. Esta BCAA estimula la producción de la
hormona del crecimiento, con lo que aumenta el volumen muscular. A su vez,
permite que el hígado y la vesícula biliar trabajen de manera adecuada, con lo
que se favorecen los procesos digestivos. Otra de sus funciones radica en la
recuperación de los huesos y tejidos blandos.

La valina: asegura el
correcto funcionamiento del sistema hepático, protegiendo al hígado y vesícula biliar,
previniendo enfermedades como cirrosis, hígado graso, insuficiencia hepática.
Controla los niveles de nitrógeno en el organismo, así como regula el
metabolismo molecular. Como elemento adicional, la valina otorga propiedades
ansiolíticas, previniendo el estrés y ansiedad.

¿Para qué sirven los BCAA?

La reciente popularidad que han recibido los BCAAs se debe a su importancia en el funcionamiento, crecimiento y desarrollo muscular. Esto ha generado que los BCAA sean utilizados ampliamente como complementos nutricionales por deportistas o personas que se ejercitan con cierta regularidad.

Los beneficios
para los deportistas son muy amplios, ya que los BCAA ayudan a una rápida y efectiva recuperación muscular tras la
práctica de alguna actividad aeróbica, con lo cual se evita o minimiza la  fatiga. De esta manera, están indicados en
las prácticas de ejercicios, actividades o deportes de fuerza como
fisicoculturismo, halterofilia o el fitness, así como en carreras o actividades
largas.

Pero esto no se
detiene allí, pues su ingesta adecuada permite la prevención de un sinnúmero de
enfermedades crónicas. Es por esto que cada vez más personas que deseen combatir
la obesidad, usan aminoácidos ramificados para lograr una efectiva perdida de
grasa o peso corporal.

¿Cómo puedo regular mis niveles de BCAAs?

Tal como te lo
mencionamos anteriormente los BCAA son
aminoácidos esenciales
, por lo cual no son producidos por el cuerpo. Por
esta razón, solo puedes obtener un aporte adecuado de BCAA con la ingesta de alimentos o a través del consumo de
suplementos alimenticios.

Entre los
alimentos que aportan más aminoácidos esenciales tenemos las proteínas de
origen animal, entre las que destacan:

  • Carnes rojas, ya sea cordero,
    res, cerdo u otras.
  • Pescados y mariscos.
  • Leche y productos lácteos.
  • Pechuga de pollo.
  • Huevos.

Entre los
alimentos de origen vegetal que suministran aminoácidos BCAA se encuentran:

  • Legumbres
  • Cereales como maíz, arroz,
    quinoa, soja.
  • Verduras como calabacín, berro,
    espinaca, berenjena, coliflor, etc.
  • Frutas tales como el plátano,
    guayaba, fresas, mango, piña.
  • Frutos secos y semillas como
    avellanas, nueces, maní, almendras, pistacho, etc.
  • Algas marinas.

La cuestión
sobre la ingesta de aminoácidos a través de los alimentos es que las proteínas
tardan mucho más tiempo en ser degradadas y absorbidas en el proceso digestivo.
Esto se debe a que las proteínas después de pasar por el estómago, pasan a ser
asimiladas en forma de aminoácidos durante
el trayecto de los alimentos por tracto intestinal
. Mientras los
suplementos se digieren y absorben más rápido pues son aminoácidos en su estado
puro.

Entre las
presentaciones de estos complementos alimenticios, encontramos polvos de
batidos o merengadas, así como cápsulas que los contienen.

Recomendaciones en el uso de suplementos de BCAAs

  • Para adquirirlos te recomendamos que acudas a tiendas especializadas en la nutrición deportiva o establecimientos autorizados.
  • Al ser suplementos alimenticios, los BCAAs en cualquiera de sus presentaciones, no sustituyen una alimentación balanceada.
  • Consulta a tu médico o nutricionista antes de proceder a su ingesta, ellos te darán las pautas para que aproveches al máximo los beneficios que dan los aminoácidos ramificados a tu organismo.
  • La mayoría de los BCAA vienen en presentaciones de capsulas, tabletas o más frecuentemente en polvo. Una vez abierto el envase recuerda cerrarlo y guardarlo en un lugar seco y fresco. Tampoco es recomendable que el envase contentivo de los BCAAs este expuesto a luz solar o a fuentes de calor.
  • Y por último pero no menos importante, no excedas la dosis recomendada, ya que así evitaras la aparición de efectos secundarios indeseados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *