Alanina
Alanina

Muchos
son los compuestos “invisibles” que hacen de nuestro organismo un
cuerpo vivo y activo. Los aminoácidos
son fundamentales en la activación
de otros elementos y en el suministro de energía necesaria para llevar a cabo las
distintas actividades del diario. La alanina es uno de ellos.

Si
supiéramos la importancia que tienen todas
estas sustancias, estaríamos
alertas, al tanto de que se mantuvieran en el sitio y en las cantidades
adecuadas.

A
veces, no somos conscientes de su importancia y dejamos de lado los alimentos
que los contienen. En adelante, hablaremos un poco más de la alanina, su
funcionamiento en nuestro cuerpo, los alimentos donde podemos hallarla, dónde debemos comprarla y cómo ingerirla.

¿Qué es la alanina?

La alanina es uno de los aminoácidos o compuestos no esenciales más pequeñitos y de la misma manera, más importantes en nuestro cuerpo.

Se trata de una sustancia que atiende o
genera vitalidad en diferentes regiones de nuestro organismo, atendiendo los
distintos sistemas.

Podemos decir, de hecho, que es uno de
los contados aminoácidos que más amplitud tiene en los buenos
funcionamientos. No solo de tamaños
viven los hombres y esto es una muestra de ello: Uno de los compuestos más pequeñoss es uno de los más importantes en nuestro organismo
sano.

Funciones de la alanina

  • Contribuye en la generación y fortalecimiento muscular.
  • Es fundamental en la regulación de los azúcares.
  • Evita el avance de cálculos y distintas enfermedades de carácter renal.
  • Ayuda a la metabolización de la vitamina B.
  • Contribuye al buen funcionamiento del
    sistema nervioso.
  • Es un recurso esencial en el
    fortalecimiento del sistema inmunológico
    al generar una buena cantidad de anticuerpos.
  • Mejora nuestro rendimiento y aporta
    energía en actividades de mayor exigencia.

En general, estamos ante una sustancia
que contribuye de manera eficaz en los ajustes y reajustes de nuestro organismo
en un estado noble de salud.

Se trata de un aminoácido que funciona de manera expansiva,
trabajando en regulaciones generales y siendo, así, de los más importantes en nuestro cuerpo.

¿Para qué sirve la alanina?

Su utilidad, hemos visto, tiene un carácter general. Así como cubre el sistema nervioso,
atiende metabolizaciones vitamínicas
y repara el sistema inmunológico.
Por su parte influye en los tejidos. En síntesis, tiene unas funciones bastante
amplias y de estricta necesidad.

¿Dónde se encuentra la alanina?

La alanina se encuentra en una
gama amplia de alimentos, como: Pescados, carnes, pollo, pavo, verduras,
hortalizas, frutas como el coco, frutos secos, cereales como la avena, el arroz
y el centeno. También está presente en lácteos como leche, yogurt, queso, nata,
etc.

En fin, está presente en buena parte de los
alimentos de consumo diario por lo que se puede suministrar de manera directa
en la alimentación. También a través de suplementos.

Dónde comprar alanina

La alanina puede adquirirse en
farmacias tradicionales y naturales, en locales comerciales generales, en
gimnasios, en tiendas especializadas y a través de distintas webs.

Al tener funciones tan amplias, puede
encontrarse en diferentes sitios que promuevan algún beneficio en específico, como tiendas con productos para
el cerebro y los nervios, para los músculos,
para atender infecciones, etc.

¿Cuándo debo ingerir alanina?

La alanina debe ingerirse de manera
natural a diario a trav
és
de la alimentaci
ón. Pero de manera especializada cuando
carecemos de ella. Eso puede decirlo un médico a través de sintomatologías o exámenes de laboratorio.

Cuando necesitamos recuperar fuerza
muscular o adquirir resistencia, o carecemos de alanina, necesitamos llenarnos
de energía y fortalecer las regiones
mencionadas, podemos acudir al suplemento y consumirla de manera equilibrada.
Es importante saber que tampoco debemos abusar de productos con origen natural.

Efectos secundarios de la alanina

La alanina es un producto orgánico por lo que su consumo no cuenta
con una data de afecciones, ni nada similar. Sin embargo, como mencionábamos, nada en exceso es noble.

Existen personas que al consumir de
manera elevada la alanina han sufrido de paresteia. La parestesia es una
especie de ardor y molestia en las extremidades. No está vinculada a nada grave, pero puede
llegar a ser muy molesta. En este sentido, lo mejor es prevenir que lamentar y
acceder a un consumo especializado bajo prescripciones en caso de carencias.

Resto de Aminoácidos No Esenciales

Te dejamos aqui los articulos del resto de Aminoácidos No Esenciales

Glutamina
Cisteína
Arginina
glicina
Asparagina
Ácido glutámico
Ácido aspártico
tirosina
serina
prolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *