Ácido glutámico

Ácido glutámico

Los aminoácidos son los elementos que conforman a las proteínas. Los aminoácidos están presentes tanto en los vegetales como en los animales y el hombre no es la excepción.

El ácido glutámico o glutamato (forma ionizada) es el aminoácido no esencial más abundante en el cuerpo, es fabricado por el cuerpo a partir de otros compuestos. Este aminoácido es considerado un neurotransmisor o sustancia química responsable de la transmisión del impulso nervioso,  es fundamental para la célula y su abreviación química del ácido glutámico es Glu.

 Este aminoácido ha recibido especial atención en la neurología y psiquiatría, a medida que los conocimientos se han profundizado encontrando que su carencia puede llevar a la muerte neuronal.

Pero el ácido glutámico no solo es importante en el cuerpo, pues ha entrado en la industria de los alimentos como Glutamato monosódico potenciador del sabor de ciertos alimentos y aporta el mismo sabor umami (el quinto sabor clasificado).

El ácido glutámico fue aislado por primera vez a partir de un alga, de donde se originó el quinto sabor denominado umami, que se diferencia del salado, dulce, amargo o ácido. De hecho, en la industria se ha producido un aumento en la producción de ácido glutámico, ya que resultó ser una sustancia que realza los sabores de los productos, el único problema con su uso es que tapa los sabores básicos, resaltando el suyo.

Su fórmula básica está formada por oxígeno, nitrógeno e hidrógeno, conformada por dos dobles enlaces en su estructura que le dan estabilidad al compuesto.

Para qué sirve el ácido glutámico

El ácido glutámico es considerado un antioxidante, ya que ayuda a protegerlas de los peligrosos radicales libres, causantes de las células cancerígenas.

El ácido glutámico está involucrado en la síntesis de las proteínas componentes fundamentales de las células, siendo estas las responsables de la forma y estructura de ellas. Diferentes tejidos del cuerpo son capaces de producir ácido glutámico, todos ellos están relacionados con el crecimiento y mantenimiento de las células.

De esta manera, el ácido glutámico contribuye al crecimiento de los tejidos, al aumentar la cantidad de células, favoreciendo la energía y el crecimiento de las células en los mismos. Esto se ve reflejado en el aumento de la medida de los niños, que se realiza de manera constante hasta la adolescencia.

En los casos de anemia falciforme, el ácido glutámico es sustituido por otro aminoácido, causando una hemoglobina anormal dando como resultado problemas renales severos como hematuria, llegando hasta la insuficiencia renal.

El ácido glutámico interviene en el transporte del nitrógeno para la formación de proteínas en los diferentes órganos, paso esencial para el buen funcionamiento del organismo en general.

El sistema inmunitario formado por células especializadas en la defensa del cuerpo, al igual que las células intestinales requiere de energía para su funcionamiento, razón por la cual el ácido glutámico se encarga de suministrar la energía necesaria para que las células funcionen de manera adecuada.

Pero la responsabilidad de este aminoácido va más allá, ya que el ácido glutámico es el iniciador de la formación del ácido nucleico ADN, responsable de la transmisión de los caracteres de una generación a otra.

En el aparato digestivo el ácido glutámico es el responsable de la producción del ácido clorhídrico del estómago, elemento fundamental de la buena digestión de los alimentos.

Del mismo modo la responsabilidad de este aminoácido recae en el sistema nervioso, ya que el ácido glutámico es considerado un neurotransmisor o sustancia química que interviene en la transmisión del impulso nervioso de una neurona a otra, en el sistema nervioso central y en la médula espinal.

Localización del ácido glutámico

Por ser un aminoácido esencial, el ácido glutámico se fabrica en todos los tejidos del cuerpo. Sin embargo, también este aminoácido puede encontrarse en algunas proteínas tanto animales como vegetales.

Como ejemplo de las fuentes animales se tienen las carnes, el pescado, la leche y algunos de sus derivados, los huevos. Mientras que en las fuentes vegetales solo se podrá encontrar en las algas, los vegetales y el sésamo.

Es importante por lo tanto, mantener una buena alimentación para ayudar a mantener los niveles de ácido glutámico en el cuerpo, ayudando a su entrada y aumentando la producción que se realiza de manera natural en los tejidos.

El ácido glutámico puede ser extraído de manera natural de algas marinas, sintetizado en el laboratorio  a través de procesos biotecnológicos transformando a la glucosa o melaza que poseen dentro de su estructura muchos carbonos.

También  este aminoácido es sintetizado por los microrganismos, proceso que da buenos resultados en el laboratorio ya que es un muy rendidor.

Deficiencia de ácido glutámico

El funcionamiento del sistema nervioso está protegido por diferentes sustancias que mantienen su buen funcionamiento. El ácido glutámico favorece al buen funcionamiento, de todas las funciones neuronales.

La deficiencia del ácido glutámico trae como consecuencia alteraciones en las funciones del sistema nervioso central y periférico, afectando la concentración, el retardo de los reflejos, problemas cognitivos y baja memoria.

Es muy importante estar atentos a cualquiera de estos síntomas e inmediatamente acudir al médico especialista para que pueda realizar una evaluación meticulosa del caso, para dar el tratamiento adecuado.

En el mercado se encuentran suplementos de aminoácidos en forma de grageas, que pueden ser recetados siempre bajo recomendación médica para evitar daños a la salud, causados por la ingesta abusiva de aminoácidos que tren consecuencias negativas a la salud.

El ácido glutámico ingerido en dosis altas puede causar una estimulación excesiva del sistema nervioso, pudiendo llegar a episodios de epilepsia. Este tipo de aminoácido no está indicado para personas que padecen de trastornos renales o hepáticos, por lo que su administración debe ser recomendada por un especialista.

Así como el cuerpo produce aminoácidos en cantidad suficiente para su buen funcionamiento, la buena alimentación también ayuda a fortalecer su cantidad de manera natural. Siempre es sano seguir métodos naturales para sentirse mejor, mientras no se necesite obligatoriamente de suplementos comerciales para mantener el nivel del ácido glutámico en el cuerpo.

Resto de Aminoácidos No Esenciales

Te dejamos aqui los articulos del resto de Aminoácidos No Esenciales

Glutamina
Cisteína
Arginina
glicina
Asparagina
Ácido aspártico
tirosina
serina
prolina
Alanina

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *